lunes, 15 de diciembre de 2008

Caracterización del incomunicador


Empujado por Deivid, hoy caracterizaré al Incomunicador.


El incomunicador es aquella persona que habla mucho y no dice nada. ¿Quién no recuerda a Ozores soltando chorradas inmensas como quien dice algo?. Pues bien, esto es sólo una parodia de un incomunicador común.

Como acabo de avanzar, el incomunicador es aquella persona que habla pero no dice ni transmite nada, ya que posee la virtud de bloquear el cerebro de su interlocutor. El oído capta lo que se habla, pero el mensaje no llega a procesarse ya que es como si estuviera encriptado. Normalmente el receptor no dice nada porque piensa que el problema lo tiene él por no haber sido capaz de entender lo que le están contado. Llega a darse el caso de que el mensaje está tan bien montado, que aún sin que el incomunicador diga nada, el receptor entiende algo.

"Tengo que hablar con el que dice que iba a buscar la fórmula de encontrar el método de conseguir un mejor rendimiento invirtiendo en la bolsa de patatas matutano". Esta frase, dicha del tirón, en un atril y por Matías Prats puede llegar a generar una ovación, pero es evidente que no significa absolutamente nada. Pues bien, el incomunicador lo lleva en la sangre, es capaz de abrir la boca y decir lo mismo que si estuviera comiéndose un bocata de choped.

Es por esto, que después de Ozores, Pajares o Pepe Viyuela, los incomunicadores más conocidos de este país han sido Aznar, Zapatero o Esperanza Aguirre (aunque esta última está entre incomunicadora y gallina caponata).

Y es que evidentemente cuanto más incomuniques más alto puedes llegar en la vida.

Así que voy a finalizar esta entrada porque en algún momento de la vida hay que dar por concluidas las cosas que se empiezan, porque si no se hacen cíclicas y comienzan de nuevo y no terminan nunca, y entonces ahora tendría que decir "Hola" en vez de "ATPC".

lunes, 8 de diciembre de 2008

Los cortos más largos del mundo...


Por aquellos azares del destino, el pasado sábado fui espectador de la Proyección de la Sección Oficial de Cortometrajes Iberoamericanos del Festival de Cortometrajes de Aguilar de Campoo. La proyección constaba de cuatro cortos, con una duración de unos 45 minutos.

Pues bien, allí nos presentamos veinte minutos antes de la proyección pues la entrada era libre hasta completar aforo, y nosotros, ávidos de cultura, no queríamos perdernos tan esperado evento, más aún después de haber realizado más de cien kilómetros. (la realidad es que llovía y en la calle hacía un frío de narices)

Completado el aforo (incluso había gente de pie), comenzó la proyección con el cortometraje brasileño Antonio pode (Antonio puede). Se lee RESPIRAR, y con una calidad similar a la de una grabación realizada por un móvil y colgada en el Youtube, aparece el tal Antonio con un traje blanco y cara de nosoymástontoporquenopuedo sentado junto a un gordo delante de una mesa. El gordo le dice a Antonio "inspira", y este hace el gesto de inspirar, y luego le indica que expire haciendo lo propio, mientras, al fondo, tras una puerta, pasan sombras andando de forma rara. Tras RESPIRAR vino VER, CONVERSAR y otras acciones diversas, cada una representada de forma más estúpida que las anteriores y siempre con el nosoymástontoporquenopuedo de Antonio como protagonista (el que quiera ver el corto que lo busque en Youtube). Mientras lo veía pensé que la idea podría estar basada en las enseñanzas de Barrio Sésamo, ya que me recordó a Gustavo con Coco haciendo aquello de "cerca.... lejos...". Insufrible.

Después de este, vino Oigo tu grito, cortometraje a plano fijo en el que aparece sombras a contraluz de una caseta, un árbol y un hombre. Durante más de un minuto la imagen no cambia, sólo se mueve el árbol por el viento y se oye un canto entre feo y horrendo. El tipo se mete en la casa. Medio minuto sin pasar nada. Salen de la casa unas 20 personas con un féretro hasta que se pierden en el fondo. Un minuto y sólo pasean unos patos delante de la casa. Sale el tipo y se sienta en una silla en el porche de la casa. Fin. Espero que el premio a la mejor interpretación se la dieran a alguno de los patos....

En este punto hubo gente que se levantó y se marchó... Nosotros aguantamos como campeones...
Sin reponernos de esta joya del cortometrajismo, asistimos a La Montaña, que si bien se presentaba con más contenido que los anteriores tenía como factor común el dejar al público con cara de estreñido. En este caso un niño y un adulto van ascendiendo por una montaña mientras mantienen conversaciones sin demasiado contenido. Al final llegan a un punto en el que tiran al viento las cenizas del padre del niño. Interesante

Por último Juego vivo el corto más corto de todos, ya que en dos minutos aparecen unos niños jugando al escondite en un bosque y se ve a un niño que al encontrar a una niña hace el gesto de disparar una pistola con el dedo y mata (de verdad) a la niña. Fin. Lo más interesante en este caso fue comprobar que los créditos duraron más que el propio cortometraje.

Lo más alucinante es que tras cada corto, siempre alguno (supongo que de la organización o pagado) comenzaba a aplaudir y arrastraba a algunos más. La única explicación que le pude encontrar es que aplaudían porque hubiera terminado, porque un minuto más podría haber causado una disfunción cerebral a cualquiera de los que estábamos allí.

Como ya escribiera en una entrada anterior que titulé Yo creo parece que con hacer cualquier cosa que no se haya hecho antes ya se está creando arte, y la verdad, estoy muy lejos de esa opinión. Si bien respeto el trabajo de todos los que han puesto su empeño en hacer esos cortometrajes, aunque como ya ha quedado claro no me gustaron nada de nada, considero que los que realizaron la selección pudieron esmerarse bastante más, ya que no habría sido muy difícil encontrar cortos mejores que los proyectados, aunque esto no es más que mi opinión.

El eslogan para el año que viene propongo que sea, ...el único festival en el que los cortos que se te harán largos...

martes, 25 de noviembre de 2008

Al frío de los soportales


Es la una de la mañana de este 25 de noviembre. El frío se filtra en el tuétano de mis huesos. Los cartones apenas me aíslan del gélido abismo, y el único abrigo eficaz se encierra en una botella de aguardiente.

He estado tentado de meterme en algún cajero, pero la última vez casi no salgo vivo. Aquellos chavales descargaron su vil insensatez sobre mi cuerpo, y me sentí, más que nunca, como un perro. Pensándolo bien, hay perros que viven mucho mejor, que tienen un hogar, una familia, comida segura, un lugar donde dormir caliente... Me desprecian simplemente por ser miserable. Si supieran que un día tuve una vida normal, que acabé mis estudios, que tuve un buen empleo, una familia... en fin, no creo que alguien que abusa y disfruta del sufrimiento de otra persona tenga un mínimo de sensibilidad para comprender absolutamente nada.

Sólo espero que mi hijo no haga jamás algo así. La verdad es que estoy orgulloso de él. Lo veo a menudo, aunque llevo más de diez años sin hablar con él. No me reconocería. Mi aspecto es nauseabundo, y mi cara quedó desfigurada tras la paliza. Supongo que me odia, que no entiende qué pasó. La verdad es que ni siquiera yo lo entiendo. Todo iba bien. Mis acciones en bolsa empezaron a bajar, pero lo tenía controlado. No supe parar a tiempo. En mi intención de no perder el bien estar conseguido con el esfuerzo de años acabé perdiendo todo lo que tenía. La ansiedad me invadió, y encontré en el alcohol el único modo de aliviarla. ¡Puta suerte!

Supongo que es fácil echarle la culpa a la suerte.

Hoy ha sido un mal día. El frío no ha invitado a la gente a pasear por la calle, si bien los pocos que se han detenido han sido más generosos de lo habitual. Sé que a algunos, Canito, mi perro, les da más pena que yo. Creo que puedo entenderlo. Hubo un día en el que yo pasaba por el lado de los mendigos desviando conscientemente la mirada. Pensaba que todos eran vagos que no querían trabajar. Hoy sé, que a pesar de que hay bastantes que hacen por propia voluntad una vida de esto, la mayoría encierran una historia dramática detrás que les ha llevado a esa situación de indigencia.

Debía haber ido al albergue. Soy consciente de mi estado, y no me gusta que me vean así. Me siento como en una cárcel. Además el dolor de la pierna me está matando, y estoy a más de una hora de allí. Supongo que son sólo excusas...

Echo de menos a Groucho. Aún puedo ver su incompleta sonrisa bajo ese abundante bigote. Estas noches eran más cálidas a su lado jugando a las damas en la acera. Le envidio en cierto modo, por dejar de vivir así.

Hace tiempo pensaba que esta situación sería temporal, que todo volvería a ser como antes, que volvería a tener una vida digna. Hoy me conformo con tener una muerte digna.

Hoy el frío abrasa mis entrañas para recordarme que ya vivo mi particular infierno.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Anglipolleces

Hace unos días leí en el blog de Nidia la carta que una señora escribió al programa de Luis del Olmo en la que expresaba algo así como que la modernidad de España parece verse asociada al uso de términos anglosajones.

Yo, poco amigo de este tipo de idioteces y que, aunque un poco abandonada últimamente, tengo una sección de recuperación de palabrejas, he sido hoy mismo espectador de una muestra de que la gilipollez en estos términos nos invade: en un programa de televisión un tiparraco ha dicho algo así como que "los singles son muy felices sin necesidad de una pareja". Para aquel que por fortuna no sepa quienes son los singles (mamá, sé que me lees), debo explicarles que, además de ser los éxitos de ventas de los Pecos, son aquellas personas que no tienen parejas, los que en lenguaje convencional vienen a ser los solteros.

He tratado de buscar qué posible diferencia existe entre un single y un soltero, y creo haber encontrado la respuesta: el soltero, es aquella persona que sin tener pareja, potencialmente puede llegar a tenerla, si bien el single por mucho que quiera no va a tener pareja en su puñetera vida, porque quién coño va a aguantar a un tonto de las pelotas que se denomina a sí mismo single... en fin, que me enciendo.

Si bien en la carta de esta señora hay ejemplos innumerables de cómo esta pandemia se está expandiendo por nuestra sociedad, en la misma no se cita un anglicismo que desde hace unos años llevo oyendo y que probablemente sea de los que más me irritan de este nuevo lenguaje. Me refiero a customizar.

Tranquila mamá, que te lo explico; customizar significa personalizar, ni más ni menos. Este palabro, para mi gusto es el sumun de la gilipollez por varios motivos:

  • el primero y más evidente, porque existe una palabra en castellano que desde antiguo se emplea de forma habitual, y el término customizar no se produce por la necesidad de incorporar al lenguaje español una palabra que anteriormente no existía (por ejemplo, internet es un anglicismo que se ha adoptado por la necesidad de denominar algo que no existía antes)

  • el segundo, porque no simplifica ni facilita en manera alguna la dicción ni la pronunciación (por ejemplo, la palabra look se utiliza para indicar el aspecto que tiene algo. Es evidente que look, fonéticamente luc, ahorra energías en su pronunciación, si bien, sigue siendo una estupidez su empleo)

  • el tercero, porque el gilipipas del single de la tele lo ha empleado, y eso creo que habla por sí mismo.

En definitiva, espero que después de leer esta entrada (que no post) reflexionemos antes de soltar alguna anglipollez.

Buenas noches.

martes, 18 de noviembre de 2008

Mea culpa

Nadie lo reconoce, pero es real como la vida misma. Todo el mundo hace ese tipo de cosas en la intimidad, pero cuando por alguna circunstancia somos"cazados" en público, la culpabilidad nos invade y adoptamos comportamientos ridículos para excusarnos por hacer lo que es del todo natural.

Sin duda ocurre, te encuentras en el supermercado y te agachas a coger el cartón de leche y ¡tracatá!, se te escapa un pedete. La primera reacción es examinar el entorno, para comprobar si alguien se ha percatado del ruido, y si alguien se encuentra cerca hacemos la primera tontería que es tratar de reproducir rápidamente el sonido del cuesco con alguna cosa, como rasgar un trozo de cartón o apretar una bolsa de patatas. De esta forma normalmente salimos del apuro. Pero si la flatulencia viene acompañada de aroma la cosa se complica. La resolución de esta situación vergonzosa puede ser de diferente índole: algunos suelen salir corriendo del lugar del crimen, pero normalmente el pedo los persiguen como un misil teledirigido, por lo que esta táctica no es nada aconsejable. Las madres con niños pequeños suelen echarle la culpa al inocente que no puede defenderse, y sueltan comentarios del tipo "este niño... claro, le he dado puré de garbanzos y...". Los abuelos con perros y los chavales con amigos extranjeros utilizan la misma táctica. Los más osados se alivian en el metro en hora punta y encima sobreactúan diciendo “hay que ser guarro, no ha podido esperarse el tío asqueroso, si es que ya no hay respeto ninguno…”

Es curioso, en los baños del trabajo la gente entra al water mirando al suelo distraidos contando baldosas, como si entraran a comprar el periódico... pero vamos a ver chavalote, que no pasa nada, que todos sabemos que vas a soltar lastre. Una vez dentro, el avergonzado cagador tose para esconder el ruido de las ventosidades, y una vez finalizado afina el oído para asegurarse de que no hay nadie al otro lado que pueda descubrirle tras perpetrar el cruento crimen de cagar en el trabajo. Cuando se decide a salir, abre levemente la puerta y se asoma para comprobar que hay vía libre y puede salir sin que nadie le vea. Ya lavándose las manos entra algún compañero que expresa libremente un "joooder..." y el cagador, ya a salvo, dice sin remordimiento "si es que algunos están muertos por dentro..."

Lo de sacarse los mocos en el coche es un deporte nacional. Los semáforos son el lugar favorito de los buscadores de pelotillas, tanto que alguno ha perdido la alianza en su afán de limpiarse la tocha. Habitual es que el impetuoso explorador de narices sea sorprendido en plena faena, y cuando percibe que ha sido descubierto se saca con presteza el dedo y se rasca la nariz por fuera por el lateral y pretende hacer creer al otro que lleva todo el rato haciendo eso. Que digo yo, ¿no sería más natural sacarse la pelotilla, bajar la ventanilla y decirle al otro conductor "¿Quieres??

Rascarse el codo, o la barbilla es del todo natural, pero si te pica un huevo o el triangulillo en el caso de las chicas, el apuro de rascarse en público es evidente, y adoptan raras posturas al sentarse o andan como las muñecas de famosa.

En fin, es curioso cómo nos sentimos culpables por estas cosas que tan naturales son, y sin embargo no nos remuerde la conciencia al echar tres manzanas después de pesar la bolsa y ponerle la etiqueta en el Carrefour...

Me voy a tocarme las pelotas, que en el trabajo me da apuro.

Buenas noches

sábado, 8 de noviembre de 2008

Ventajas de ser calvo

Desde pequeño tenía una meta en la vida: ser calvo. Os sorprenderéis, pero sí, siempre he querido ser calvo, aparte de por ser una seña de identidad familiar, porque tiene innumerables ventajas.

Para empezar no tienes que peinarte, con lo que ahorras 2,5 minutos diarios, lo que al cabo de cincuenta años supone 31 días. Es decir, los calvos tienen un mes más para hacer cosas que Eduardo Noriega jamás podrá hacer.

Además del tiempo, se ahorra en peines y champús. Si un individuo gasta 6 botes de champú al año, a un coste de 4 euros, al cabo de 50 años se gasta 1200 euros. Si extrapolamos la cuestión al número de cortes de pelo, considerando una media de 5 cortes de pelo al año a un coste de 12 euros por corte, el melenudo se gasta en 50 años 3000 euros. Y esto comparando con un tío normal, que si lo comparamos con un metrosexual, entre acondicionadores, gominas y tintes...

En resumen, un calvo dispone de un mes más de vida y 4200 euros que un pelocho, y eso que no estoy contando el tiempo que se pierde en la peluquería.

Con este planteamiento, está claro que es muy ventajoso ser calvo a nivel económico, pero veamos otras ventajas que ofrece ser pelón.

- Si eres nadador no tienes que ponerte gorro, y eres mucho más aerodinámico (a que sí, pelón).
- No hay hogar para los piojos.
- Si te pones una peluca te queda perfecta porque el pelo no hace bulto.
- No tienes que comprarle gusiluz a tus hijos, porque tu cabeza brilla por si misma.
- En verano pasas menos calor y sudas menos.
- Si te cae un chicle en la cabeza, te resbala.
- Puedes tatuarte la cabeza y verte desde el Google Earth.
- No te salen canas, por lo que tu aspecto es más juvenil.
- No pueden tirarte del pelo ni agarrártelo en peleas de nenazas.

Podría estar todo el día diciendo ventajas, pero esperaré a que algún que otro escaso de pelo que conozco aporte las suyas propias en los comentarios.

Cada vez estoy más cerca de mi meta, pero la sociedad es injusta. He tratado buscar champús pro-caída de cabello, pero no encuentro, así que tendré que esperar a que el tiempo consiga que tenga una cabeza brillante.

Lo sé. Después de haber leído esto a muchos de vosotros ahora os gustaría ser calvos

Buenas noches.

martes, 4 de noviembre de 2008

y sin embargo



De sobra sabes que la primera,
que no miento si juro que daria
por ti la vida entera,
por ti la vida entera

Y sin embargo un rato cada dia
Ya ves, te engañaria con cualquiera
Te cambiaria por cualquiera

Ni tan arrepentido ni encantado
de haberte conocido lo confieso
Tu que tanto has besado,
tu que me has enseñado

Sabes mejor que yo
que hasta los huesos
solo calan los labios que no has dado
Los besos del pecado

Porque una casa sin ti es una emboscada
De unn pasillo de un tren de madrugada
Un laberinto sin luz ni vino tinto
Un velo de alquitran en la mirada

Y me envenenan los besos que voy dando
Y sin embargo cuando duermo sin ti
contigo sueño
Y con todas si duermes a mi lado

Y si te vas me voy por los tejados como un gato sin dueño
Perdido en el pañuelo de amarguras
Que empaña sin mancharla tu hermosura

No deberia contarlo y sin embargo
Cunado pido la llave de un hotel
Y a medianoche encargo un buen champagne frances

Y cena con velitas para dos
Siempre es con otra, amor
Nunca contigo, bien sufres lo que digo

Porque una casa sin ti es una oficina
Un telefono ardiendo en la cabina
Una palmera en el museo de cera
Un exodo de oscuras golondrinas

Y me envenenan los besos que voy dando
Y sin embargo cuando duermo sin ti contigo sueño
Y con todas si duermes a mi lado

Y si te vas me voy por los tejados
Como un gato sin dueño
Perdido en el pañuelo de amarguras
Que empaña sin mancharla tu hermosura

Y cuando vuelves hay fiesta en la cocina
Y baile sin orquesta y ramos de rosas con espinas
Pero dos no es igual que uno mas uno

Y el lunes al cafe del desayuno
Vuelve la guerra fria
Y al cielo de tu boca el purgatorio
Y al dormitorio el pan de cada dia

lunes, 27 de octubre de 2008

La mente me traiciona

La mente me traiciona. Bueno, supongo que a todo el mundo le pasa. Y es que si todo lo que pasara por nuestra mente realmente sucediera ocurrirían cosas realmente curiosas.

A quién no le ha pasado estar frente a una persona que te habla y tú mientras estás imaginando cosas extrañas como al tipo sin dientes o sin pelo. Yo a mi jefe, que es muy serio, me lo imagino a veces bailando el Follow the Leader. No sé, no lo puedo controlar.

Me pasan estas cosas continuamente. Alguna vez al pitar a otro coche desde el mío he pensado que igual el colega me saca una pistola y se pone a disparar. Esas extrañas cosas me pasan por la mente. O como cuando me monto en un avión, que imagino que se estrella y todas las consecuencias que eso podría acarrear a mi entorno...

Lo más común es imaginar que le pegas una colleja a alguien que no soportas, que mandas a tomar viento fresco a tu jefe o que a la buenorra de la clase se le cae la falda.....

¡Qué cosas!. Muchas veces pienso que al otro lado de la puerta de mi casa hay otra casa de una familia japonesa, porque ¿qué nos garantiza que al otro lado hay lo que realmente hay?

También me ocurre en el baño cuando me siento en el trono que imagino que una piraña va a salir y me va a morder el mondongo... hay que ser tonto del culo, eh? Pues os juro que me ocurre. Y lo que es peor, al terminar y limpiarme me imagino qué pasaría si al mirar el papel (no pongáis esa cara que todo el mundo lo mira) apareciera la cara del Fary. Montaría un santuario en mi cuarto de baño para la adoración del trozo de papel.

En fin, que la mente me traiciona y me hace pensar cosas estúpidas.

A ver si os animáis y me contáis esas chorradas que os pasan por la cabeza. Si es que alguien se digna a comentar en mi humilde blog (que últimamente no comenta ni el tato).

Buenas noches

domingo, 26 de octubre de 2008

El último Catón de Matilde Asensi

El pasado verano un buen amigo me recomendó leer El último Catón.

En esta novela, Matilde Asensi relata una historia de aventuras centrada en el robo de las reliquias de la Santa Cruz. La Iglesia Católica en su afán de evitar los robos crea un grupo de investigación constituido por Ottavia, una prestigiosa paleógrafa que compatibiliza su trabajo en el archivo secreto del Vaticano con su vida eclesiástica como miembro de la orden de la Venturosa Virgen María, el profesor Boswell, arqueólogo del Museo Grecorromano de Alejandría y el capitán de la Guardia Suiza Glauster Röist.

Detrás de los robos hay una extraña hermandad y los improvisados aventureros tienen que superar siete pruebas basadas en los pecados capitales, para lo cual habrán de descifrar los versos de la Divina Comedia de Dante.

En mi opinión es un libro bastante interesante puesto que combina la aventura con la documentación histórica. Además la trama se complementa de forma muy acertada con una imposible relación amorosa, que mantiene el interés de la novela en los momentos en que el argumento podría caer en lo repetitivo.

Para mi gusto, lo único que en determinados momentos se hace un poco pesado son los análisis del texto de la Divina Comedia, si bien puede entenderse que sea necesaria la explicación de algunos pasajes.

En definitiva, creo que merece la pena sumergirse en esta historia, aunque también he de decir que no quedará entre mis novelas favoritas.

Un saludo.

viernes, 17 de octubre de 2008

Porromeo y Brujulieta (7ª parte)

Antes de empezar a leer, lee las entregas anteriores, si aún no lo has hecho en:
http://maestro-de-nada.blogspot.com/search/label/Porromeo%20y%20Brujulieta

Encerrado se encontraba
cual mediocre ladronzuelo
y por salir se encomendaba
a la Cruz de Calatrava
que era herencia de su abuelo.

Con la manga se limpiaba
lágrimas y berberechos
¡Sé que tengo mis derechos,
he de hacer una llamada!
el muchacho protestaba
recostado en su lecho.

Acercose el picoleto
al bueno de Porromeo
Tú no sabes que el sesteo
es momento de respeto
Desprendía su cabreo
por los poros del careto.

Es que tengo que avisar,
me esperan desde hace rato
y se van a preocupar
se esforzaba en implorar
gesticulando con afán,
cual si fuera El Arrebato.

Tiene sólo un minuto
dijo y diole un celular
no haga nada irregular
y procure ser enjuto
si ver no quiere peligrar
su zona testicular.

lunes, 13 de octubre de 2008

Vigilia

Observo alrededor sin poder ver nada en esta oscura noche de tristeza que ciega todo mi ser. Con dificultad engullo un trago más de amargura para tratar de deshacer el nudo que el dolor ha enlazado en mi pecho, mientras mis ojos se inundan de rabia con la intención de limpiar la tormentosa impotencia que cubre mi alma.

Moro en esta inhóspita noche de inconsolable vigilia de vueltas entre los pliegues de mis sábanas, retumbando en mis oídos palabras que jamás quise oír, buscando el lugar donde se fabriquen irreales soluciones que curen el lacerante sufrimiento que invade mi interior y que ahoga el aire que fluye hacia mis pulmones.

Busco con ansiedad en mi almohada un futuro de utopías, como enfrentándome a un espejo que jamás podré atravesar, con la angustia de tener que alejarme y darle la espalda, sabiendo que no puedo sino tratar de abrazarme a la fórmula incierta que ha de llenarme de vacío.

Habito esta intensa negrura que engulle hasta la sombra de mi esperanza, esperando una luz que encuentre mi sonrisa, que devuelva el brillo de mis ojos...

Vago desesperado por la oscuridad anhelando una tregua, buscando el cobijo del descanso en el que finalmente ha de desembocar este incesante agotamiento.

Desesperación. Abatimiento. Resignación.

Qué difícil es soñar cuando se desvanecen los sueños.

sábado, 4 de octubre de 2008

¿Son las palomas egipcias o vacilonas?


Buenas noches,


Hace tiempo que le llevo dando vueltas a una de mis dudas existenciales: ¿por qué las palomas cuando andan mueven la cabeza?


Es una realidad como que el mundo es redondo: todas las palomas al andar tienen ese movimiento de cuello de atrás a adelante. Lo primero que he pensado es que las palomas están siempre de vacile, y la prueba de ello es que se cagan en todo el equipamiento urbano que encuentran por toda la ciudad, sin distinción entre farolas y estatuas monárquicas.


Analizándolo bien he observado que el movimiento es más de baile egipcio, por lo que he pensado que quizás el movimiento se deba a que provienen de esta zona geográfica.


En fin, espero vuestras aportaciones y comentarios para dar con la solución verdadera a este enigma que me corroe...

miércoles, 1 de octubre de 2008

Estudio del meador en lugar público

Buenas noches.

Esta entrada la tenía pendiente desde hace tiempo, y se la debía al pelón, que fue colaborador en la idea, y con el cual la desarrollé conjuntamente.

Se trata de hacer un estudio de cómo mean los tíos en los lugares públicos. Este documento es de gran valor, ya que a los chicos les permitirá identificarse y a las chicas les servirá para saciar de algún modo la curiosidad que siempre supone saber lo que ocurre en un lugar de prohibido acceso.

Sin más dilación paso a definir y analizar cada una de las tipologías más habituales del meón de lugar público:



El jardinero: La postura del jardinero es la más común de entre los mortales, y se caracteriza por tener una mano apoyada en la cadera y otra sujetando la manguera. La posición de cada mano es intercambiable en función del lado hacia el que cargue el meón. En esta posición se tiende a dirigir la chorro a su antojo, y si hay algún objetivo, se comprueba la puntería.






El embarazado: Este se caracteriza por mear con las dos manos sujetándose la cintura. Puede parecer inexplicable que alguien orine en esta postura, pero os juro que es real. Este tipo de meón normalmente es de cierta edad (de cincuenta para arriba) y suele silbar mientras micciona. Lo que más mola es cuando la sacude sin agarrársela haciendo un movimiento vertical repetitivo de cadera.




El muñeco de semáforo en rojo: También llamada del jotero. Esta postura se basa en tener apoyado los puños sobre las caderas y las piernas abiertas. Este normalmente idolatra su rabo, ya que se dedica a observarlo desde la altura con esa pose vacilona que le confiere su seguridad en sí mismo. A veces el vacile le traiciona, ya que el nabo tiene tendencia a su posición natural, y evidentemente acaba meándose en los pantalones.






El guardia: Este individuo mea apoyado con una mano en la pared y la otra sujetando la porra. Este individuo normalmente mea con chorro potente, resaltando así, aún más su autoridad. Si el chorro no es potente y el tío se presenta apocado, esta postura pasaría a denominarse "llamador de taxi", y si tiene gafas y cara de empollón se denominaría "el preguntón de clase".




El cacheado: Postura también denominada "la cruz de San Andrés". Este apoya las dos manos en la pared y abre las piernas. Esta postura es muy habitual entre los borrachos, ya que ofrece mucha estabilidad, si bien tiene como contrapartida que no se domina el chorro, y estás vendido si te vienen por detrás....







El arrestado: Este lleva sus manos a la cabeza en pose relajada. Esta suele tener también una componente sonora, y es que ese relax inevitablemente favorece la relajación del esfínter. Si se juntan 4 de estos al mismo tiempo es como si estuvieras viendo Mayumaná...





Trabucodonosor: (También denominado el vertedor de hormigón). Este se caracteriza por desabrocharse por completo el pantalón y bajarlo un poco, haciendo entender que la bragueta es del todo insuficiente. Agarra el miembro con las dos manos y nunca mira a los lados, ya que sabe que no hay nada que le vaya a sorprender, porque si tuviera ladillas serían del tamaño de un centollo.




Podría extenderme (me queda en el tintero "el concursante" que es el que mea con la mano en la cisterna, "el péndulo" que es el que mea sin manos de lado a lado, etc...), pero creo que es más que representativo el estudio hecho. Ahora quisiera que todo lector masculino de esta entrada comentara en qué categoría se encuentra, con objeto de hacer una estadística. Tened en cuenta de que dependiendo de las circunstancias de puede adoptar una u otra. Las chicas también pueden participar dando sus opiniones o indicando como ejecutan este acto sus parejas.

Hasta la próxima

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Antología de la canción infantil - 1

Últimamente algunos conocidos míos han encontrado la paternidad o están en proceso, y esto le hace recordar a uno muchas cosas de su infancia. En concreto, hoy quiero hacer un análisis de aquellas canciones infantiles que nos vieron crecer...


Recuerdo aquella canción que decía a mi burro a mi burro le duele la cabeza, y el médico le ha puesto una gorrita negra... de todos es sabido que una gorrita negra quita el dolor de cabeza (está en el vademécum que utilizan en la Seguridad Social). Pero no suficiente con esto, al burro el médico le receta agüita con anís, una bufanda blanca, jarabe de limón (la gorra y la bufanda le daba un aire a Carlos Gardel) y todo esto porque al borrico le duele la nariz, la garganta, el corazón, las rodillas, las pezuñas... que digo yo que por mucho que quieras al burro lo mejor para él y para todos sería sacrificarlo, no?

La historia del Señor Don Gato (sí, aquel que estaba sentadito en su tejado, marramamiau miau miau) tampoco tiene desperdicio. Resulta que el felino recibe una carta para que se case con una gata y el colega de la emoción se cae del tejado y se parte las costillas y la puntita del rabo. A pesar de los intentos del médico del burro, que le recetó una chapela roja y un chaleco de croupier, el pobre Don Gato se muere, pero milagrosamente resucita por el olor a sardinas. El letrista de esta canción es también conocido por ser guionista de Cristal, Topacio y Bety la fea...

También, de muy pequeñito, cantaba aquella canción que decía: cuando los pollitos, hacen pío pío, es que tienen hambre o es que tienen frío... Recuerdo que por aquella época mi madre me compró un pollito de esos de colores (el mío era morado), y claro el animalito no paraba de piar. Yo, que creí encontrar el porqué en esa canción, supuse que Pepo-llito (que era como le llamé) lo que tenía era hambre, así que le echaba semillas a todas horas, y claro, en unos días el bicho se hinchó tanto que lo saqué a la calle y la gente se pensaba que era un globo de piolín. Como quiera que no dejaba de piar, concluí que Pepo-llón (lo tuve que rebautizar por el aumento de tamaño) tendría frío, así que le puse la bufanda del burro, pero sólo le quitó el dolor de garganta, así que le puse la manta eléctrica, y por supuesto, al día siguiente ya no piaba porque estaba frito, y mi madre, que se inventaba más historias que Belén Esteban, nos lo puso para cenar, argumentando que ella en la guerra había comido ratas y se calentaban con bidones en la calle. En fin, que nos comimos a Pepo-drido...

Luego aprendimos las canciones autobuseras como aquella del elefante que se balanceaba en la tela de una araña, y como veía que no se caía fue a llamar a otro elefante. Un compañero mío de por entonces sigue en el autobús cantándola y lleva ochocientos millones de elefantes en la tela de araña de los cojones, y todo para ver si bate el record de la canción más larga del mundo... encima el colega se quejaba porque le decíamos que era "mu cansino".

Pero si hay una canción autobusera por excelencia es la de la sardina, muy divertida porque era como en las canciones de instrucción militar, en la que uno cantaba y el resto repetían lo mismo coreando. Una sardina, dos sardinas, tres sardinas y un gato. Encontraron la manera de meterse en un zapato. A la chichi chichi guagua a la guagua guagua chichi.... Yo quiero pensar que esta canción se creó como una clave, porque no me puedo creer que alguien se invente semejante gilipollez, y lo que es más, que trascienda a lo largo de los siglos (aunque si la Macarena tuvo éxito...)

Si nos fijamos, todas estas canciones tienen un denominador común, que son animales haciendo estupideces, y como no podía ser de otra manera, estas canciones nos marcaron y la evolución lógica del ser humano nos llevó a la cabra, la cabra, la puta de la cabra...

En fin... espero en próximos días hacer el análisis de otras canciones como el barquito chiquitito, la muñeca vestida de azul o mi barba tiene tres pelos.

Me voy a la cama con Susanita, que tiene un ratón chiquitín que....

lunes, 15 de septiembre de 2008

Palabrejas diversas

Buenas noches.

Hoy voy a poner algunas palabrejas de esas que lees en los libros y no tienes ni idea de qué narices significan.

Desabrido: Dícese de aquel alimento carente de sabor o persona áspera y desapacible en el trato. La curiosidad de esta palabra para mi es que proviene de desaborido, que significa sin sabor, soso, sin sustancia, la cual, de donde yo procedo suena fonéticamente a esaborío, y que queréis que os diga, a mi me suena así mucho mejor...

Alparcera: Se dice de la persona chismosa.

Plañidera: Llorosa, lastimosa. Se denominaba así a las mujeres que se contrataban para llorar en los entierros.

Caletre: Coloquialmente tino, discernimiento o capacidad. Esta es la típica palabra que no sabría como utilizar en la puñetera vida, entre otras cosas porque así tal cual no me suena a lo que significa...

Elato: Altivo, presuntuoso, soberbio. Otra que tal baila...

Donoso: Que tiene donaire y gracia... esta es de las que te suenan mucho y no acabas de saber qué narices significan. Espero que no se me olvide.

Zurruscarse: Irse de vientre involuntariamente. Esta sí que la voy a usar, de hecho me voy a ir que me estoy zurruscando...

Buenas noches

domingo, 7 de septiembre de 2008

La vuelta al cole

Después del periodo vacacional, en nuestra cíclica vida, un acontecimiento cobra protagonismo en gran parte de la sociedad: La vuelta al cole.

Los medios de comunicación se encargan de que antes de que las pieles se destiñan de blanco, las madres no tengan otra preocupación que la de equipar convenientemente a sus pupilos para que vayan adecuadamente al cole, y lo que es más difícil, hacerlo al menor coste posible. La verdad es que las madres fueron las precursoras del reciclaje como medio de ahorro, y en el caso que tratamos hoy, agudizan aún más su habilidad para la optimización económica.

Así, tratan de aprovechar todo lo que pueden de años anteriores: libros, mochilas, chandals, uniformes... A algunos niños los ves con los pantalones del uniforme por encima del tobillo y las madres les dicen "si es la moda, ahora se llevan piratas". Otras pretenden reciclar los libros al máximo, e intentan que sus hijos estudien con el libro de Geografía e Historia que estudiaron ellas, y claro el chaval suspende porque ya ni existe la URSS, ni Yugoslavia, ni reinan los Reyes Católicos...

Sin embargo, para la mayoría de los niños, la vuelta al cole es ilusionante. Para las chicas, comprar gomas de olores, folios de colores y carpetas para adornarlas con las fotos de los guaperas de la Ragazza es lo más.

También hay que llenar el estuche de todo lo imprescindible para triunfar en los estudios: goma, boli azul, boli rojo, boli negro, lapicero, rotus, compás, sacapuntas, regla, tipex, celo, subrayador fluorescente, linterna... pero si hay algo que es digno de mencionar es la goma para borrar boli. Creo que no existe mayor timo en la Historia de la Humanidad. Esta goma elimina el error boligráfico mediante la técnica de arrancar la parte de folio escrita. Sin comentario...

Forrar los libros es otra de las actividades ineludibles de la vuelta al cole, tanto es así que los fabricantes de libros no los forran de fábrica para que lo hagan los niños (qué trabajo les costará). El papel de forrar adhesivo es un gran avance, pero incrementa la dificultad para forrar los libros. Si no calculas bien la has cagado, y hagas lo que hagas siempre te vas a dejar más de una burbujita...

El primer día de colegio todo es espectación: los nuevos compañeros, los profesores, tu compañero de pupitre, el horario... Ese día sólo se hacen presentaciones y el horario, y todos los alumnos lo copian con atención haciéndose cuadrantes su regla, colorines... todo para encajar bien cuando faltar a clase.

En fin, el lunes a mi me toca mi vuelta al cole particular, aunque ahora es muy, muy distinta.

Buenas noches.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Estamos en crisis




lunes, 1 de septiembre de 2008

El Bosque de Harlan Coben

Hacía tiempo que no me leía un libro en cuatro días (las vacaciones también ayudan). Sin grandes alardes literarios, El Bosque de Harlan Coben es sin duda una de esas novelas policíacas que mantienen la tensión de inicio a fin, consiguiendo que el lector no quiera dejar de leer para conocer el desenlace

La trama se centra en los trágicos sucesos acaecidos veinte años atrás en un bosque junto a un campamento de verano. Cuatro muchachos desaparecieron del campamento, hallándose dos de ellos enterrados tras haber sido brutalmente asesinados. Los otros dos cadáveres nunca fueron encontrados.

El protagonista, Paul Copeland, fiscal del condado de Essex en Nueva Jersey, estaba al cargo de la vigilancia de los muchachos del campamento en el momento del suceso. Veinte años después, cuando parecía curado el dolor por el homicidio de su hermana aquella fatídica noche, aparece muerto un hombre con información que le relacionan con el fiscal. Este hallazgo hace que Copeland comience a investigar lo que realmente sucedió en aquel bosque.

Sin duda estamos ante uno de los grandes Best Sellers del momento.

domingo, 31 de agosto de 2008

Una de frases hechas...

Hacía tiempo que no indagaba en la procedencia de esas expresiones que todos utilizamos en nuestra vida cotidiana sin tener ni puñetera idea de su procedencia.

Recuperando el carácter didáctico del blog... marchando una de frases hechas!!

Dar al traste: Se utiliza, obviamente, cuando se pretende indicar que algo sobre lo que se tenía una espectativa ha fracasado. El origen de la frase hay que buscarlo en la procedencia etimológica de la palabra traste, que deriva del latín transtum que no era otra cosa que un barco de remos. La frase indicaba el naufragio de la embarcación y de ahí derivó en la acepción que hoy conocemos. Como curiosidad indicar que este tipo de embarcación, por similitud con los bancos de la misma, dio lugar al nombre de los trastes de la guitarra.

Bajo cuerda: Indica que se hace algo de forma fraudulenta. La frase proviene de un antiguo juego parecido al tenis (podría tratarse de la pashaka) en el que dos equipos enfrentados tenían que pasar una pelota por encima de una cuerda que se colocaba en el medio del campo de juego. Cuando la pelota se pasaba intencionadamente por debajo de la cuerda con intención de marcarse el punto, los contrincantes, si lo detectaban, denunciaban airadamente que éste se había conseguido bajo cuerda para señalar la trampa.

No dar un palo al agua: Viene a expresar cuando alguien no trabaja suficientemente. Palo era como se denominaba en argot marino a cada uno de los remos. En las embarcaciones de remos, el remero que no colaboraba suficientemente en el avance de la embarcación se decía que no daba un palo al agua, para indicar que se trataba de un vago que se escaqueaba del trabajo.

Borrón y cuenta nueva: Emprender de nuevo una empresa después de haber fracasado anteriormente en la consecución de la misma. Antiguamente los contables hacían las cuentas con pluma de tinta que era imposible de borrar, por lo que cuando erraban realizaban un tachón (borrón) sobre la cuenta mal realizada y comenzaban de nuevo el cálculo.

Bueno, ya me puedo acostar sabiendo algo más...

Buenas noches


sábado, 30 de agosto de 2008

Lo confieso, soy patatoadicto

A quién no le ha pasado alguna vez: empiezas a comer una patata frita y no puedes parar. A pesar de haber matado el gusanillo o cualquiera que sea el fin por el cual habías decidido comerlas no puedes parar de engullirlas una tras otra como si acabaras de regresar de la isla de los famosos. Llega un momento en el que tomas conciencia de tu gula, miras el paquete y dices "la última". La tragas sin apenas saborearla y vuelves a mirar el paquete con más deseo que Carpanta delante de un arroz con bogavante. Inevitablemente coges otra, y otra, y otra... te sientes como el Mostruo de las Galletas en una degustación de Chiquilín.

¿Desde cuándo seré patatoadicto? No encuentras respuesta a la pregunta. De pequeño te pasaba algo similar con las gominolas. Recuerdas aquella vez que tu madre te dio una bolsa de medio kilo el día de tu cumpleaños "para que las repartas entre tus amiguitos del colegio", y la miraste sonriente asintiendo con carita de niño bueno mientras pensabas "y una mieeeerda" y en cuanto desapareció tu madre metiste la cabeza en la bolsa como un burro en un saco de alfalfa enguyendo moras, cerezas, huevos, platanitos... Llegaste a la clase con la barriga a lo Homer Simpson y la cara que parecía un bodegón. Te caiste al suelo por un subidón de azucar y desde entonces eres diabético.

Tratas de pararlo, pero parece que tu experiencia infantil no te enseñó nada. Además todo el mundo sabe que cuando haces pop, no hay stop... Vuelves a mirar la bolsa de patatas. Te odias, pero las odias más aún a ellas, así que las miras y dices "acabaré con vosotros, tubérculos adiposos". Libras una cruenta batalla sin poner medida a tu canibalismo patatero hasta que llega el momento en que sólo quedan pizquitos en el fondo de la bolsa, y a pesar de que tu estómago ya tiene puré de patatas para abastecer a todos los colegios del estado de Wisconsin*, decides llegar hasta el final alisando la bolsa haciendo un canalillo para deslizar todo vestigio patatil hacia tu boca.

Ya ha acabado todo. Notas como vas volviendo en ti mismo y desaparece esa sensación de ansiedad.

Ahora es la sensación de asco la que te invade. El asco estomacal por la ingesta desmesurada, el asco por haber introducido más grasa en tu cuerpo que con un supermega menú Big Mac y asco de ti mismo por no haber sido capaz de pararlo.

Reparas en un platito a tu lado con panchitos. Coges uno... otro... otro...

Somos seres humanos, victimas indefensas ante el vicio...


---------------------------------------------------------------------
*Nota del Autor: La referencia al Estado de Wisconsi, no es por otra cosa sino porque me ha parecido que quedaba chulo.


martes, 26 de agosto de 2008

Sensibilidad mediatizada

Hace unos días hubo un terrible accidente aéreo en Madrid que costó la vida a 154 personas. La muerte de tantas personas, en muchos casos varios miembros de una misma familia, nos sensibiliza y nos hacemos partícipes del dolor que generan, convirtiéndose en trauma social del que pocos dejan de hacerse partícipes.

Como no puede ser de otra manera, cuando ocurre una catástrofe de esta magnitud la repercusión mediática es enorme. En los instantes inmediatos al suceso se informa al minuto de la evolución de los acontecimientos, y en días sucesivos la evolución de los heridos y de las investigaciones acerca de cuáles han podido ser las causas del accidente centran nuestra atención. Todo lo que rodea a este hecho es de interés indiscutible. Se nos informa de cómo se hacen el mantenimiento de los aviones, de cómo funcionan los motores, de los protocolos y formación que reciben los pilotos para afrontar situaciones de amenaza, etc..

Desde el 11-S parece que nos hayamos contagiado del virus mediático que en casos de sucesos asociados a un gran número de pérdidas humanas se exiende por todos los medios de comunicación. Pero esto no es de ahora. Antiguamente, cualquier suceso de relevancia corría de boca en boca como la pólvora, provocando idéntico estremecimiento en la población al que se produce actualmente.

Así, un asesinato en un colegio de los EEUU o un atentado en el metro de Londres nos pone los vellos de punta a miles de kilómetros de distancia. Esto da que pensar. Quizás la sociedad aún esté viva, quizás todavía sea sensible a los sucesos que se acontecen a su alrededor...

Lamento mucho equivocarme. Si estoy en lo cierto, mucho me temo que la sociedad sólo se hace partícipe de los sucesos que atentan a lo que es "suyo". Me explico. Los accidentes de transportes públicos, atentados terroristas, explosiones de gas... son desgracias que pueden ocurrirnos a todos los que estamos en nuestra sociedad del bienestar, y por tanto nos resultan mucho más cercanas. Esto tampoco es de ahora. Antes (como ahora) un asesinato en un pueblo hacía que toda la localidad se sintiera atentado personalmente, por mera cercanía. Esa cercanía ahora ya no depende de la distancia física ya que la globalización y los medios de comunicación la ha reducido al mínimo.

Hoy he visto una breve noticia en la que se informaba de la muerte de 20 subsaharianos en el naufragio de un barco que cruzaba el estrecho. No ha durado más de 30 segundos, y no creo que muchos se hayan hecho partícipes del dolor de esas familias. Al fin y al cabo, es muy improbable que ninguno de nosotros muramos ahogados por el naufragio de una patera o por una bomba en una guerra.

Al menos por ahora...



domingo, 24 de agosto de 2008

Fraudes de hoy en día: Tetiplastia

Llevo un tiempo observando que el fraude nos invade, y de qué modo...

Sabía desde hace tiempo que las mujeres tienen la obsesión innata de convertirse en seres perfectos, pero lo que está ocurriendo últimamente sobrepasa todas mis previsiones. De los tintes, cremas, dietas y depilación tradicionales, pasamos al wonder-bra, más cremas, rayos uvas y lentillas de colores. Pero no había suficiente con esto. Lo que hasta hace unos años estaba destinado sólo a las famosas, se ha extendido por el pueblo llano. En la calle, en el gimnasio, en el imserso... en todos los sitios veo más tetas de plástico que reales, y me parece preocupante. Alguno/a puede decir que soy exagerado, pero para nada. Los tíos vemos más tetas de plástico que reales porque nos fijamos principalmente en las tetas grandes, y creo que por ello somos culpables de fomentar el fraude.


Hace poco vi en la tele un reportaje en el que la mayor ilusión de algunas chavalas era ponerse tetas de plástico. El argumento radica en que tener las tetas grandes le va a proporcionar muchas más oportunidades en la vida, tanto en sus relaciones personales como laborales. Me pregunto qué está pasando en la sociedad para que una niña de 18 años haga ese planteamiento. Es innegable que la imagen es un elemento importante en las relaciones sociales, pero de ahí a que el tamaño de tus pectorales sea determinante creo que es pasarse. Lo más patético es que alguien se plantee gastarse más de tresmil euros en ponerse silicona, cuando un bote de silicona vale en torno a los tres euros, así que ya sabéis a como está la mano de obra...

Desde aquí reivindico la teta tradicional, y apelo al recuerdo de todo el mundo, que desde pequeños hemos mamao de la teta, y la prefiríamos al biberón (de plástico). Porque, aunque todos los tíos hemos pensado alguna vez "qué buena está esa maniquí" o "vaya peras tiene la muñeca de mi hermana", siempre hemos preferido la carne de verdad.

Para todos aquellos que como yo estéis en contra del fraude tetero, os daré unas pautas para reconocer unas tetas verdaderas:

1 Las tetas fraudulentas siempre van ceñidas. Si ves un escote por el que no entraría ni un papel de seda, lo más probable es que, cuando menos, haya relleno, así que pasa al punto nº 2.

2 Los pezones de las tetas de verdad nunca miran al cielo. Las tetas de verdad miran al infierno, que es donde mora el pecado.

3 Las tetas operadas nunca llevan camisetas sueltas. Ha costado demasiado la operación para que ahora no se note el producto.

4 En la playa las tetas de plástico tumbadas boca abajo dejan dos cuencos perfectos, y tumbadas boca arriba permanecen como dos medias naranjas.

5 La teta de verdad no desafía a la gravedad y tiene un bamboleo indiscutible, cosa que no hace la teta de plástico.

Aunque si hay una prueba indiscutible es la prueba de "el flan en el terremoto": en una teta verdadera se puede predecir un terremoto, ya que al igual que los flanes son hipersensibles a las vibraciones. Las tetas de plástico, al ser más compactas carecen de esta cualidad tan útil para anticiparse a catástrofes naturales.

Espero que esto os haga reflexionar.

Buenas noches.

jueves, 21 de agosto de 2008

¿Por qué las moscas se frotan las patas?

Volviendo al tono lúdico de mi blog, y aprovechando que en la comida me ha invadido una de mis dudas existenciales, la lanzo a mis lectores para que me den sus respuestas: ¿Por qué las moscas se frotan las patas?

A mi se me ocurre que las moscas han urdido un maquiavélico plan para conquistar el mundo. El ser humano empezó la evolución así, frotando las manos para hacer fuego y echarse junto a las candelas a tocarse los huevos. Las moscas que no son tontas perpetrarán su plan y conquistarán la Tierra.

lunes, 18 de agosto de 2008

La Artillera

Después de algún tiempo he terminado de leer la última novela de Ángeles de Irisarri: "La Artillera".

La novela transcurre en la ciudad de Zaragoza y relata cómo nueve mujeres, unas reales y otras ficticias, afrontaron los asedios de los franceses a dicha ciudad en los inicios del siglo XIX. Como ya hiciera en su triología sobre la Reina Isabel la Católica, Ángeles de Irisarri utiliza el recurso de relatar la vida de varios personajes de distintas posiciones sociales, y siempre todas ellas mujeres. Así tenemos una regentadora de una vinatería, mujeres de militares, prostitutas, una monja y una condesa entre otras.

La descripción de la Zaragoza la época es exquisita, pues no en vano es la ciudad natal de la autora, y con una redacción muy estudiada y rica en vocabulario, relata casi a modo de cuento cómo transcurre la historia.

El título de la novela hace referencia a Agustina de Aragón, que como no puede ser de otro modo, es una de las protagonistas que antes mencionaba. Lejos de centrarse en el personaje, la autora disuelve a la heroina en la historia como si se tratara de una más, humanizándola por encima de la leyenda, y expresando que su transcendencia histórica se debió, más a las circustancias de su acto heroico que a la repercusión real del mismo. Y es que, que una mujer en aquella época hiciera el alarde de disparar un cañón contra el enemigo cuando estaban prácticamente vencidos, era un hecho de tal valentía y relevancia que rápidamente el suceso corrió de boca en boca.

Si bien la novela aporta datos sobre la figura de Agustina de Aragón, ante todo proporciona una visión de cómo el pueblo se enfrentó a una dura invasión, y cómo discurrieron los acontecimientos de uno de los episodios más sangrientos de la Historia de España.

Como curiosidad, Agustina era catalana, lo de Aragón le fue añadido tras su acto heróico. Fue nombrada sargenta, y fue inmortalizada por Goya. Tras superar la peste murió a los 71 años de edad en la ciudad de Ceuta. El que quiera saber cómo y porqué, que lea este magnífico y muy recomendable libro.

martes, 12 de agosto de 2008

Porromeo y Brujulieta (6ª parte)

Y allí estaba Porromeo
a la grupa de su vespa
sin el casco en la testa
pues con tanto gomimeo
no le entraba bien la cresta.

De repente un sujeto
indicole que parara.
Resultó ser picoleto
con más canas que Gepetto
y perilla a lo Guevara.

Por favor, documentación,
el casco ¿dónde lo ha dejado?
Pues verá, me lo han robado.
Estaba yo en la estación...

Me conozco esa canción,
dejeló que está multado.
Ciento veinte la infracción,
vehículo inmovilizado.

Por favor, señor agente
habrá manera de arreglarlo.
Se le ve muy inteligente,
¡Qué mi encuentro es muy urgente
y no puedo retrasarlo!


¿Intentando sobornarme?
chaval, pues la has cagado
ahora vas a acompañarme
al cuartel de los juzgados.

¡El día de retirarme,
va y me toca este tarado..!

Continuará...

miércoles, 6 de agosto de 2008

Su vida subida

- Hola, buenos días.
- A los buenos días.
- Quería una barra.
- ¿De bar?, ¿de choped?, ¿de pan?...
- Pues de choped no me vendría mal, que mi marido me tiene a dos velas...
- Que me va a contar... yo me he tenido que comprar un maromo hinchable.
- Ah, ¿Pero es usted una tía?
- !Pues claro! ¿No me ve usted las berzas?
- Pues no había reparado... ese bigote que tiene ha centrado toda mi atención.
- Es que lo llevo así por mi marido.
- ¿Su marido?
- Sí. Es fan de José María Íñigo.
- ¡No me diga!
- Pues sí, y ahora que se ha quitado la peluca mucho me temo que me voy a tener que rapar al cero.
- Va a parecer un forzudo de circo.
- Y todo por amor...
- En fin. ¿Me da una barra DE PAN?
- ¿Pan de pueblo? ¿Pan de cereales? ¿Pandereta?
- Deme una chapata.
- Aquí tiene. Un euro con veinte.
- ¡Chumino! Pero ¿de qué está hecho el pan?
- Harina, agua, sal y levadura.
- ¡Pero si la semana pasada costaba ochenta céntimos!
- Pero subió ayer la harina un veintidos por ciento
- Un veintidos por ciento sobre ochenta céntimos no llega a un euro.
- ¿Qué es usted matemática?
- No Catedrática de Economía por la Universidad Complutense de Barbate.
- Ah pues entonces se lo subo a un euro con cuarenta.
- ¿Y eso por qué?
- Porque con los precios de mi panadería hago como el Gobierno. Lo subo lo que me sale de las pelotas llenas de pelos
- Pues métase en el culo la chapata, cho puta...

martes, 5 de agosto de 2008

Melancolía

Hoy os transcribo otra canción de esas que son especiales para mi. Vivir así es morir de amor (más conocida por Melancolía) de Camilo Sesto, es una canción que me proporciona inevitablemente subidón. La música de orquesta, la letra y ese chorro de voz del gran Camilo, hacen de esta canción una de las indiscutibles de todas las bodas, y eso no significa otra cosa que la gente disfruta con esta gran obra.

Sin más dilación os dejo con.... Melancolía.


Siempre me traiciona la razón
y me domina el corazón,
no se luchar contra el amor...

Siempre me voy a enamorar
de quien de mi no se enamora,
y es por eso que mi alma llora.

Y ya no puedo más,
ya no puedo más,
siempre se repite la misma historia

Y ya no puedo más,
ya no puedo más,

estoy harto de rodar como una noria.

Vivir así es morir de amor,
por amor tengo el alma herida,
por amor,
no quiero mas vida de su vida,
melancolía.

Vivir así es morir de amor,
soy mendigo de sus besos,
soy su amigo
quiero ser algo mas que eso,
melancolía.

Siempre se apodera de mi ser
mi serenidad se vuelve locura,
y me llena de amargura.

Siempre me voy a enamorar
de quien de mi no se enamora...



El video tiene gran valor por ser música y voz en directo...

jueves, 31 de julio de 2008

Er Andalú

Buenah noshe

Loh andaluse somo hente que tenemo una forma mu particulá de hablá. Argunoh incurto de la vía disen que somo unoh cateto, y eso no e azín. El ANDALÚ e un dialehto curturá mu importante hablao por máh de osho millone de habitante. Ademá ehtá reconosío por la guikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Dialecto_andaluz pol lo que tenemo una referensia internasioná de ehta realidad que argunoh maharoness no quieren reconosé.

Er andalú tiene una gueva de ventaha por la que debe de sé hablao en to el universo:

En prime lugá, e el idioma má económico der mundo, ya que ahorra una jartá de letra. Segúun ehtudio de la Universidá Pontifisia de Utrera, si el andalú se empleara en to er globo terraqueo, se ahorrarían tresiento mil millone de rolloh de paper derculo, lo que sería sufisiente pa detené... !qué coño detenéeeeeeeee...¡ ¡invertí er cambio climático!.

En segundo lugá, con er andalú se liga musho má que con cuarquié otro idioma, ya que mehora considerabremente loh piropo que lo chaveah le disen a lah tía guenorrah. No eh lo mihmo desí, Moza tienes unos ojos francamente bonitos, que Illa, tie unoh ojoh que quitan to er sentío. Creo que el ehemplo habla por sí mihmo.

En tersé ehtamento, e un dialehto tela de grasioso, y eh que no en vano el idioma internasioná de loh shiste. Pa muehtra un botón...
Doh sevillana se encuentran en er barrio de Triana y le dise una a otra:
- Illa, meshao novio, abe?
- Hiiiiiii?? no me lo puedo creé, nena.
- Que hiiiiiiii
- Y ¿cómo eh?
- Eh otorrinolaringólogo.
- Coño, eh vahco como el mío!!

Por urtimo, y como resumen de lah mileh de ventaha que er andalú atesora, con er andalú se exahera de lujo y uno resurta convinsente mil por mil. No pongo ehemplo porque llevo cuatrosienta horah ehcribiendo ehta entrada...

En fin, er próximo día, si tengo a bien, prosederé a realisá curso de formasión pa iluhtrá a lo lehtore.

Buena noshe tengan uhtede.

lunes, 28 de julio de 2008

7 grados (2ª parte)

La lluvia hace presencia y la primera reacción de la mayoría de ellos es abrir la boca hacia el cielo. Sentir el frescor de las gotas de agua en sus rostros es toda una bendición. Mamadou se afana en acopiar el agua en una bolsa de plástico que vierte en las botellas que desde hace días se encuentran vacías. Pronto otros le emulan y llenan diversos recipientes.

Han pasado algunas horas desde que comenzara a llover. La mar rizada de los días anteriores presenta hoy una fuerte marejada que provoca el tambaleo de la inestable embarcación que cruje a cada embestida del océano. A pesar de los plásticos resulta imposible mantener seco el cuerpo. El temporal acentúa aún más la oscuridad de la noche. En esa negrura, como si de un espejismo se tratara, Mamadou cree ver unas luces en el horizonte. Alerta al resto de sus compañeros de travesía e intentan orientar sin éxito el cayuco en la dirección de aquellas luciérnagas. A esta distancia es imposible determinar si se trata de la costa africana o el paraíso buscado. Poco importa en este momento, es la salvación de una muerte segura.

Ahora, la principal preocupación es achicar agua de la embarcación. Algunos ni siquiera tienen fuerzas para colaborar. Los gritos de desesperación se suceden, y a pesar del esfuerzo ocurre lo inevitable. El cayuco se funde con el mar. Los hombres y mujeres tratan de aferrarse a algún lugar que les mantenga a flote.

Mamadou se deshace de la sudadera y del pantalón. Sabe que el peso de la ropa mojada es un lastre, y ya poco abrigo ofrecen. Se agarra a uno de los trozos de madera con los que intentaron conducir la barcaza. Observa su entorno y contempla como la dispersión de las cabezas es cada vez mayor. Siente resignación. Ahora sí que su sueño ha terminado. Se deja llevar por el agua del mar haciéndose el muerto. Siente el frío del agua. Siete grados...

Deja que los recuerdos inunden su mente. Percibe el olor de su madre, único recuerdo que conservaba de ella al morir cuando el tan solo tenía un año de edad. Recuerda la primera vez que vio el Gambia y el asombro que le produjo ver tanta agua. Recuerda el colegio de su aldea y sus amigos de la infancia...

Un fuerte ruido le separa de la nostalgia. Otea el entorno y descubre unos cansados ojos que le observan. Reconoce esa mirada. Es la del niño de unos cinco años que viajaba con su madre embarazada. El muchacho parece agotado. Mamadou le agarra por detrás tratando de mantenerlo a flote. Ahora siente la necesidad de luchar por la vida de aquel chaval. Observa que el oleaje se convierte en espuma a cierta distancia, e intenta avanzar en aquella dirección.

En ese momento la claridad de una luz se asoma tras su espalda. Una embarcación navega hacia ellos. La fuerte luz le permite ver algunos cuerpos flotando. Levanta las manos y grita tratando llamar la atención.

El buque de la Guardia Civil se detiene a la altura del hombre y el niño. Una balsa salvavidas se acerca lentamente hacia ambos...

Una vez en tierra el muchacho agradeció al hombre que lo hubiera salvado. Mamadou esbozó una sonrisa y le contestó "si no hubiera sido por ti ahora estaría muerto"

viernes, 25 de julio de 2008

7 grados (1ª parte)

Hace ya varias horas que un temblor se apoderó de su cuerpo, quizás por el frío, quizás por llevar 4 días sin comer ni beber, o quizás sea sólo por el miedo. El miedo a no llegar, a morir. El miedo a vivir como siempre...

La humedad de su ropa, mezcla de agua de mar y sudor, enfría aún más su piel con el azote del viento. El entumecimiento de los músculos es ya un intenso dolor. Tantos días en esa misma posición está destrozando su cuerpo y su mente.

Observa a su alrededor. Una treintena de cabezas se abrigan a las escasas ropas que poseen. Todos parecen ignorar los llantos de aquel bebé que quiebra el silencio del mar. Ni siquiera su madre, Aisha, trata de calmar aquel dolor. Su rostro de niña maquillado de secas lágrimas reflejan la cruda impotencia de la situación.

A la deriva, hace ya cinco días que dejó de escuchar el ruido del motor de la barcaza. Desde entonces, sus sueños se han ido esfumando con la esperanza de llegar a tierra. Mamadou detiene su mirada en los ojos de aquel hombre. Recuerda el momento en que se saludaron a la partida y la sonrisa nerviosa que se dibujaba en sus caras. Ahora, sus facciones son angulosas y la oscuridad de la noche hacen aún más severa la dureza de su rostro.

La claridad en el horizonte indica la llegada de un nuevo día. "Quizá este sea el último" piensa. "Ojalá sea el último" desea por un instante. El cielo cubierto de nubes representa una esperanza; quizás sólo sirva para prolongar la agonía. Otro día más sufriendo la crudeza del sol habría sido definitivo. La expectación porque pueda llover parece animar a los miembros de la embarcación. Algunos de ellos, la última vez que quisieron calmar la sed hubieron de ingerir sus propias orinas. Todos saben que beber agua salada significa asegurarse una desagradable muerte.

El hedor se hace cada vez más insoportable. A pesar de que la mayoría de ellos trataron de verter los excrementos por la borda, algunos de ellos estaban enfermos y no pudieron evitar las diarreas. "Pero ese olor es aún más intenso" piensa Mamadou. Un inmenso terror le invade, y grita para tratar de despertar a todos los que en apariencia permanecían dormidos. Tres de ellos permanecen inmóviles, dos mujeres y un hombre. A su mente regresa aquel hombre que dos días atrás había caído al agua desfallecido en un golpe de mar. La imagen de su cuerpo flotando, sin apenas fuerza para pedir auxilio, le acompañaba en la soledad de sus reflexiones. El cayuco iba a la deriva y ninguno habría tenido fuerza suficiente para rescatarlo.

Con un nudo de angustia dejan que el mar engulla los cuerpos inertes. Al menos ellos ya conocen su destino: sus almas ya están en "la otra vida". Un hombre comenzó a emitir un sonido quedo de una antigua canción fúnebre. Egoístamente, la mayoría de ellos se sienten aliviados al mejorar sus posturas y desprenderse de aquel hedor inmundo. Todos se miran entre sí como preguntándose quién será el próximo...

Continuará...

martes, 22 de julio de 2008

Flirteo con Morfeo

Como cada atardecer el sol se desvanece con extrema lentitud tras las formas del horizonte. Desde mi cambiante posición parece librar una batalla perdida de antemano, filtrándose los rayos entre las abruptas formas de Las Pedrizas, definiendo las aristas de esa zona rocosa como si se tratara del recorte de una negra cartulina...

Sin embargo me invade un pueril pensamiento, e imagino que realmente juega con nosotros al escondite con cierto descaro, con la seguridad de que nadie podrá sacarle de su escondrijo.

Conforme va desapareciendo, el cielo parece sangrar desde las arterias que nutren el corazón del universo, ofreciendo una infinita paleta de cálidos colores que se va oscureciendo lentamente y que permite asomarse tímidamente a las estrellas secundarias del firmamento.

Un tic-tac intermitente se mezcla con una psicodélica canción de Madonna. El oso de peluche baila sobre el ardiente cielo arrítmicamente con respecto al tic-tac y la música. Su permanente movimiento pendular resulta hipnótico y mis ojos se cierran por un instante...

El sonido de un teléfono móvil me arranca del letargo. El oso continúa con su particular danza y observo en la esquina inferior izquierda del trozo de cristal un ojo cansado tras unas gafas que parece ajeno al oso, a la cartulina que define el horizonte, a mi... Su labor requiere toda la atención, una distracción puede resultar una tragedia.

Un insecto mancha la paleta de colores. "Hace tan sólo unos segundos era una vida" pienso... "Es inevitable" concluyo... Quién sabe si todas esas manchas no se tratan de un suicidio colectivo, planificado de antemano...

Miro a mi derecha y observo por unos instantes unos ojos agotados pero ilusionados. Si Alá quiere pronto estarán en casa y todo el esfuerzo de un año habrá merecido la pena..

Observo mi entorno, es una sucesión de mantos de olivos. Recuerdo los campos del norte, ese verdor permanente. "Qué diferente" pienso. Es mi tierra, quizás no sea paradisíaca pero posee una peculiar belleza. Me veo a mi mismo entre esos campos, recogiendo olivas, ese fruto que nos ofrece uno de nuestros más preciados alimentos.

Abro los ojos. Mis piernas están dormidas, quizás continúen andando por esos campos...

Recuerdo a Descartes: No siempre es posible distinguir el sueño de la vigilia

Flirteo con Morfeo...

lunes, 21 de julio de 2008

Abierto por vacaciones

Buenas tardes,

Después de un largo tiempo sin dar señales de vida, más por falta de medios técnicos que por vaguerío, era ya el momento de aparecer por aquí, y como quiera que además disfruto de un breve tiempo de asueto, he decidido reabrir el blog por vacaciones.

Llevo observando un tiempo cómo los compañeros, amigos y familiares planifican sus vacaciones, y he podido comprobar las diferentes formas de afrontar el periodo de descanso. Lo que para unos supone una gran expectación y un motivo de ilusión, a otros se les presenta como un enorme lastre.

Y es que ir de vacaciones no siempre es un placer, sobre todo cuando las aficiones personales se ven enfrentadas a las de las personas con las que compartes tu tiempo vacacional. Así algunos han de ir a la playa por narices porque a la novia le gusta ponerse como Tina Turner, a otras les toca ir a Roma porque su novio fue monaguillo y no puede aguantar un día más sin ir al Vaticano y otros tienen que ir al pueblo a ver a la bisabuela de su pareja, ya que (por octavo año consecutivo) pudiera ser este el último verano que pase en familia...

¡Qué bonito es el verano! Los pueblos costeros quintuplican su población, las carreteras de acceso se convierten en una permanente procesión de coches, los chiringuitos se llenan de guiris y las playas se pueblan de todo tipo de fauna cosmopolita. Tengo la suerte de haber pasado mi adolescencia en Torremolinos, uno de los pueblos emblema del turismo costero, y eso me ha permitido estudiar los especímenes que se acercan a la costa.

Están las familias completas, esas que alquilan un apartamento durante un mes. Según tengo entendido, algunos inmigrantes han constituido una empresa de consultoría para explicar cómo meter 18 personas en un apartamento: colchonetas de la playa, literas hechas con muebles del Ikea y camas calientes.

Las familias menos pudientes vienen directamente desde el pueblo, levantándose a las 5 de la mañana para coger el mejor sitio de la playa, y cuando tú llegas ya han montado un chambao más chulo que la carpa del Circo del Sol, y tienen comida para elegir entre 5 primeros y 8 segundos, entremeses previos incluidos.

Luego están los duermoenelcoche, que son normalmente gente joven que pasa la mañana durmiendo en el coche y con pocas necesidades higiénicas(las noches se aprovechan mejor de otra manera, sobre todo si te ahorras la pasta del hotel).

También tenemos al guiri común, que se puede reconocer fácilmente por sus quemaduras de segundo grado en el género femenino, y sus calcetines con sandalias en el masculino. Suele pedir en los restaurantes paella y sangría y comprar gilipolleces poco relacionadas con España, como por ejemplo marroquinería árabe o complementos peruanos. Se ve que las banderillas y la montera están tocando fondo...

Por último están los lucefigura, y es que estar todo el año machacándose en el gimnasio para que no te vea nadie es muy triste, por eso los burkas aquí no están de moda. Ellos van embutidos en sus marcapaquetes y ellas sólo dejan un triangulito de su piel invisible al resto de la humanidad.

Todos, absolutamente todos desaparecen con el otoño, pero que nadie se preocupe, que cual embarazo, tras nueve meses vuelven a la luz del sol costero...

Oí en algún sitio que las vacaciones son un estado mental y me pareció una invitación a reflexionar sobre qué hacemos con nuestro tiempo libre. A veces el relax, la salida de la rutina o el placer está muy lejos de lo que nos venden o que, paradójicamente, por rutina anual, nos empeñamos en hacer.

Hasta la próxima.

martes, 1 de julio de 2008

De baja

Aprovecho unos minutillos en el trabajo para comunicaros que mi falta de actividad bloguera se debe a problemas técnicos. Básicamente, mi portatil ha muerto...

Estoy a ver si lo reanimo o lo clono...

Espero volver pronto.

jueves, 19 de junio de 2008

Viaje sin retorno

- Buenos días. Quería un billete
- ¿Dónde va?
- A tomar por culo
- ¿Tiene reserva?
- Eeeehh..... no.
- Pues no me quedan plazas
- ¡No puede ser! ¿Y para mañana?
- Todo agotado para las próximas dos semanas.
- ¡Joder! Tengo que ir como sea. Me ha mandado mi jefe.
- Qué me va a contar... mi mujer me mandó la semana pasada y con enchufe y todo no conseguí billete hasta mañana.
- ¡Se lo compro!
- Ni de coña. Si no voy esta semana, mi mujer me mandará a la mierda, y me han dicho que aquello es asqueroso.
- Y ¿cómo puede ser eso?
- Estamos desbordados. Mira que hemos puesto cuatro flotas más, pero últimamente a todo el mundo le mandan a tomar por culo.
- No me lo puedo creer.
- Creo que me queda alguna plaza para ir a freír espárragos.
- ¿Está cerca de a tomar por culo?
- No estoy muy seguro, pero se va por la misma dirección.
- Bueno, pues deme un billete.
- ¿Ida y vuelta?
- Sólo ida
- Si quiere también le podemos vender aquí los espárragos.
- No, déjelo. Intentaré ir desde allí a tomar por culo.
- ¿Y un poco de vaselina?
- Póngame cuarto y mitad

Si te mandan a tomar por culo, consulta nuestra agencia de viajes

miércoles, 18 de junio de 2008

Porromeo y Brujulieta - 5ª parte

Antes de empezar a leer, lee las entregas anteriores si aún no lo has hecho.

1ª parte
2ª parte
3ª parte
4ª parte


Allí encontrose Porromeo
exultante cual niñato
estrenando unos zapatos,
con su cara de tebeo,
de Zape más que del Jabato.

Comenzó a prepararse
por tan esperada cita
cual si fuera una mocita
Lo primero, afeitarse,
las pelotas, y la barbita,
con gomina bien peinarse.
Hay que bien acicalarse
pues la chica es exquisita.


Entre geles y azulejos
cual si fuera una escultura
puso helénicas posturas
mirándose en el espejo.
En esto que entró su viejo
que rascando su tonsura
exclamó más que perplejo
el ser tonto no se cura...
... ¿Tú te has visto, criatura?

Ultrajado el Porromeo
por la paternal afrenta
terminó con el aseo
y acercose hasta el ropero
en busca de vestimenta.

Cerristopa a lo Camela,
abierta y con camiseta.
Pantalones de franela
estirado hasta las suelas,
y bajo de la bragueta
colocóse dos calcetas
pa marcarse bien la vela.

¡Va enterarse Brujulieta
lo que en rama es canela..!


Continuará....

lunes, 16 de junio de 2008

Vendran días...

Hoy me he reencontrado con una canción de otro filósofo callejero como es Manolo García. Sin duda, este tipo tiene una especial sensibilidad para cantar sobre lo que encierra el alma.

Hoy me he reecontrado con Vendrán días...

Vendrán días en que el peso que hoy te abruma se hará liviano.
Vendrán días en que ese peso ya no será carga sino bagaje.
Vendrán días, han de venir.
Porque un alma que alberga sentimientos viles no brilla
y un alma sin brillo es un tiempo marchito para quien lo soporta.

Déjame que escuche esa guitarra que me falta el aire,
que hoy necesito besar otros labios creyendo que beso tus labios.
Déjame perdido en negra noche que hoy el dolor duele,
que hoy necesito buscarte sin miedos,
en otros rostros buscarte...

Llega el tiempo que en tu campo amado plantarás pensamientos.
Junto al pozo de tu huerta enjambres de madreselva.
Y esa calma, esa calma te ha de ayudar.
Porque un alma que mora en la sala de los pasos perdidos
es la furia vencida, cáscara vacía de un dolor exacto.

Déjame beber de ti en los labios de mujer extraña,
que hoy necesito el calor de unos brazos que apaguen mi vana esperanza.
Déjame desnudo de recuerdos. No los necesito.
Que hoy necesito buscarte sin miedos, en otros rostros buscarte.

Dame un lenguaje sin palabras para abrigarme que tengo frío.
Dame besos y caricias olorosas y descalzas.
Dame un mundo sin palabras que yo respire porque me ahogo.
Dame besos y caricias sinceras o mercenarias.

Déjame que escuche esa guitarra que hoy me falta el aire,
que hoy necesito besar otros labios creyendo que beso tus labios.
Déjame perdido en negra noche que hoy el dolor duele,
que hoy necesito buscarte sin miedos, en otros rostros buscarte...

Déjame que escuche esa guitarra que hoy me falta el aire...


¿Por qué se contagian los bostezos?

Hoy me ha surgido esta duda...

Al tratar de encontrar respuesta a esta cuestión pensaba que obtendría algo rápido y concluyente, y nada más lejos de la realidad. Parece que no hay ningún estudio que vaya más allá de lo experimental, si bien parece probado que los bostezos son "contagiosos".

Os transcribo una noticia de El País en la que se habla del asunto:

Gordon Gallup y sus colegas de la Universidad Estatal de Nueva York acaban de analizar el asunto experimentalmente (Cognitive Brain Research, 17 2). Han reclutado a 65 estudiantes de unos 20 años y les han enseñado 24 vídeos de siete segundos en que aparecen personas riéndose, bostezando o con cara de póquer. Después de ver cada vídeo, el estudiante tiene que rellenar un cuestionario sobre lo que ha visto. Esto no es más que un engañabobos para que el sujeto no se mosquee. Lo que importa es que, mientras el estudiante miraba el vídeo, un experimentador le observaba por un espejo unidireccional, y apuntaba si había bostezado o no. Bien. Como los vídeos la verdad es que eran bastante aburridos, el 9% de los estudiantes bostezó incluso cuando no había visto más que gente riéndose o con cara de póquer. Pero los vídeos de bostezos hicieron bostezar nada menos que al 40% de los estudiantes. El bostezo contagioso se puede considerar probado experimentalmente. ¿Por qué a unas personas se les contagia el bostezo y a otras no? Gallup supuso que el fenómeno tendría algo que ver con la diferente capacidad de cada individuo para imaginarse en la piel de otro y saber así qué quiere, qué sabe o qué intenta hacer éste. Los psicólogos llaman a esta capacidad teoría de la mente, porque requiere meterse en la mente de otra persona, metafóricamente hablandoHay tres tipos de pruebas para medir la teoría de la mente de un individuo. El primero pone a prueba su habilidad para descubrir en una historia que un personaje alberga una creencia errónea. El segundo, que es una vuelta de tuerca, evalúa su capacidad para caer en que un personaje de una historia puede estar sosteniendo una creencia errónea sobre otro personaje. El tercero es el más primitivo, por así decir, y sólo mide la habilidad de un individuo para reconocer una metedura de pata social (por ejemplo, cuando un personaje comenta con un vecino la tabarra que da el nuevo inquilino con su trompeta, sin reparar en que su interlocutor es precisamente el trompetista). Pues bien, los resultados de las dos primeras pruebas no tienen nada que ver con el contagio de los bostezos. Pero los de la tercera sí: cuanto mejor descubre un estudiante las meteduras de pata más sutiles de un personaje, más se le contagian los bostezos. Los psicólogos experimentales también saben que los individuos con menos teoría de la mente, es decir, con menos capacidad para meterse en la piel de otro, suelen mostrar una personalidad denominada esquizotípica: sienten una ansiedad mayor de lo normal ante cualquier situación social, tienden a creer en cosas extrañas o mágicas, carecen de amigos muy cercanos y rara vez manifiestan un afecto muy efusivo. El equipo de Gallup ha mostrado que los estudiantes que menos bostezan por contagio son los que muestran más rasgos de esa personalidad esquizotípica. Los científicos de Nueva York concluyen que el contagio de los bostezos está muy relacionado con la empatía, o con la capacidad para meterse en la piel de otro. Y también con la consciencia de uno mismo, puesto que no se puede leer la mente de otro sin estar acostumbrado a examinar la propia. Dígaselo a su jefe de departamento en la próxima reunión.

domingo, 15 de junio de 2008

Unas expresiones

Llevo unos días ciertamente algo vago en esto de mis tareas blogueras. Hoy me encuentro con ánimo didáctico, por lo que voy a ver si averiguamos algunas expresiones populares:

Pasar la noche en blanco: Dícese de cuando a alguien le visita el insomnio y no puede pegar ojo en toda la noche. La expresión procede del medivo, época en la que existian numerosas órdenes de armas, y en las que el ingreso suponía que los aspirantes a ser armados caballeros hubieran de velar las armas con indumentaria o capa de color blanco como símbolo de la pureza espiritual.

A bombo y platillo: Desde tiempos inmemoriales se han utilizado ambos instrumentos para anunciar la llegada de reyes y miembros de la nobleza, trascendiendo hasta nuestros días que a algo o alguien que se le presenta dándole excesiva importancia se hace "a bombo y platillo"

Ni chicha ni limoná: Esta expresión, importada de sudamérica, se utiliza para expresar la carencia de importancia de algo. La chicha es una bebida alcohólica muy popular en el centro y sur de América, resultante de la fermentación de maiz en agua azucarada. En esta región surgió la expresión para indicar la ausencia de bebidas alcohólicas y refrescos, y en España se importó para expresar lo anteriormente indicado.

Vérselas negras: En esta ocasión nos trasladamos a la antigua Grecia, en la que el acceso a algunos cargos públicos se realizaba al azar, extrayendo unas bolas denominadas sortes (que darían origen a la palabra sorteo) que se creían eran la fórmula de expresión de los oráculos. Estas sortes tenían color blanco o negro, siendo afortunado aquel que obtuviera la blanca y lo contrario para el extractor de una negra. El paso del tiempo ha hecho que esta asociación no se modifique y así "vérselas negras" indica la dificultad para alcanzar algo.

lunes, 9 de junio de 2008

O'atuneiro

- Hola Antonio, mañana te traigo el vale, ¿vale?
- Vale, pero mañana me lo traes sin falta, que siempre andas igual ¡coño!
- Joder, como te has puesto.
- Sí, fondón fondón.
- Eso es porque no vas al gimnasio como yo.
- ¿Tú vas al gimnasio?
- Sí, ¿no se nota?
- Pues no mucho, tienes forma de botijo.
- Más bien de porrón, que otra cosa no, pero pitorro...
- No sé como andas de embutido, pero así a simple vista no parece que estés muy fuerte
- Toca, toca.
- Pero ¿qué me dices? ¿te has vuelto julandra?
- No estoy muy seguro. Yo creo que sí.
- No jodas, ¿y eso?
- El otro día fui al peluquero, y...
- Y ¿qué?
- ... pues me tocó el pelo y me gustó, y ahora voy al peluquero todas las semanas.
- Vaya, ahora entiendo lo de tu peinado a lo Chikilicuatre.
- Perrea, perrea.
- Y ¿has ido al mariconólogo?
- No, fui a un taller.
- ¿Y eso?
- Ví un anuncio que ponía chapista y pensé que era algo de truchos.
- ¿Y cómo te fue?
- Me arreglaron los bajos.
- ¿Y qué tal?
- Muy bien, me limpiaron el tubo de escape y como nuevo.
- ¿Tienes el número?
- ¿Del chapista?
- No del peluquero
- Pero si eres calvo
- Ya pero me sudan las pelotas llenas de pelos, y quiero cortarme las puntas.
- Te lo busco que lo tengo en casa.
- Venga, te voy a tocar, total en cuanto vaya a tu peluquero me voy a convertir...
- Toca, toca.
- Pues si que estás fortachón.
- ¡Y tanto!, soy siete veces más fuerte que tú, muy veloz.
- Y ¿qué haces para estar así de fuerte?
- Nada, yo voy al gimnasio y me siento en el vestuario a comer atún.
- ¿Y eso?
- Eso es lo normal. Tu te llevas tu servilleta y pides.
- ¿Atún?
- Sí. El monitor te trae la carta y tú eliges: atún con tomate, atún en escabeche, atún en salsa de atún...
- Me gusta tu gimnasio. ¿Cómo dices que se llama?
- O'atuneiro.
- ¡Coño!

Is this the worls we created?

Hoy toca Queen, uno de los grupos que sin duda han marcado mi adolescencia. Entre miles de canciones archiconocidas por la genialidad compositora de cada uno de sus componentes, no ha transcendido demasiado una, que para mi es de las más hermosas que tienen. Por la calidez de su guitarra y por el mensaje de la letra, siempre me hará sentir...

IS THIS THE WORLD WE CREATED?

Just look at all those hungry mouths we have to feed
Take a look at all the suffering we breed
So many lonely faces scattered all around
Searching for what they need

Is this the world we created?
what did we do it for?
Is this the world we invaded?
Against the law?
So it seems in the end
Is this what we're all living for today?
The world that we created.

You know that every day
a helpless child is born
Who needs some loving care
inside a happy home
Somewhere a wealthy man
is sitting on his throne
Waiting for life to go by.

Is this the world we created
we made it on our own
Is this the world we devastated
Right to the bone?
If there's a God in the sky looking down
What can he think of what we've done
To the world that he created?

domingo, 8 de junio de 2008

Feria del libro

Acabo de llegar de la feria del libro, y un año más ha sido una experiencia más que agradable. Para el que no haya ido nunca, la feria del libro de Madrid presenta más de doscientos stands a lo largo del Paseo de Coches, donde editoriales y librerías presentan las últimas novedades junto a clásicos de toda la vida de las más diversas temáticas: narrativa, arte, viajes, autoayuda... Si algo hace especial este evento en Madrid es el incomparable marco del Parque del Buen Retiro (El Retiro de toda la vida).

Algunos autores firman sus últimas obras con diferente éxito. Aquellos con mayor repercusión mediática generan grandes colas de espera. Evidentemente, la longitud de estas filas no siempre responde a la expectación que genera el texto que se presenta, sino a la posibilidad de establecer un pequeño contacto con una persona que goza de cierta fama, pocas veces adquirida por su calidad como autor.

Analizando la situación del negocio librero español puede entenderse que las empresas del sector se sirvan de estas circustancias para hacer su pequeño agosto, de hecho, según he leído en algún sitio, la feria del libro supone un 10% de las ventas anuales, y evidentemente, aparte del descuento, la atracción que generan los famosos ayuda bastante a generar ese volumen de ventas. Lo que no me cabe en la cabeza es que se llegue tan bajo para llevar a firmar a un participante de gran hermano un ¿libro? en el que cuenta... vete a saber qué (no pienso decir el nombre porque no le voy a hacer ni la más mínima publicidad).

Salvando despropósitos como este, la feria del libro es una fiesta: unos tíos disfrazados publicitan libros acuáticos, unos romanos dan marcadores de páginas y otros montan su stand personal donde venden sus escritos. Como en cualquier feria aparecen los gratísicos, que son aquellas personas adictas a lo grátis y que cogen cualquier chorrada independientemente de su utilidad simplemente por el hecho de ser gratis. Pero ya caracterizaré al gratísico, pues se merece una entrada para el sólo.

Voy a ver si empiezo el libro que le voy a regalar a mi padre, a ver si me da tiempo a leérmelo antes de dárselo.

Buenas noches.

viernes, 6 de junio de 2008

Percepción visual

Hoy os propongo un ejercicio de percepción visual, en ambas fotos hay que encontrar a un hombre escondido entre los granos de café.

Según un estudio científico la actividad cerebral se puede medir en función de la velocidad en que se encuentre al hombre, así tenemos que:


- si encuentras al hombre en menos de 3 segundos, eres un absoluto crack (el hemisferio derecho del cerebro está más desarrollado que la media)
- si lo encuentras entre 3 segundos y un minuto, eres una persona normal, aunque seas todologo
- si lo encuentras entre 1 minuto y 3 minutos, eres un poco lentillo, así que toma proteinas que no se puede ir así por la vida.
- si no has encontrado al hombre después de 3 minutos eres mas tonto que Homer Simpson, así que comprate una nintendo con el brain training porque corres el riesgo de volverte tonto del culo.

Después de meter un poco de presión os pongo las fotos. Coged un cronómetro: on your marks, get set..... GO